JohnnyBet.com es

Entrevista con Roberto Carlos

Entrevista con Roberto Carlos

Ve la entrevista con Roberto Carlos, uno de los mejores laterales de todos los tiempos, descrito en su día como "el lateral izquierdo más ofensivo de la historia del fútbol", en la que comparte sus pensamientos sobre su época dorada, los altibajos del Clásico, el fútbol moderno, los jóvenes futbolistas y mucho más. En esta fascinante conversación, Gulliem Balagué le pregunta por los momentos de gloria de Roberto, pero también quiere conocer su visión sobre la actualidad que acontece en el mundo del fútbol. Carlos nos recuerda su famoso tiro libre en el partido contra Francia en 1997, describe el ambiente en el Real Madrid en el pasado y en el presente y nos cuenta un poco más sobre sus actividades actuales. También nos habla del próximo Balón de Oro y de los partidos del Real Madrid. Escucha esta cautivadora entrevista y conoce un poco mejor al maestro de la banda izquierda.

Lee la transcripción en otras lenguas:

Guillem Balagué:

Buenos días, ¿dónde te encontramos, señor Roberto Carlos?

Roberto Carlos:

Buenos días. Madrid, aquí estamos en Madrid. Como tu sabes, yo trabajo como embajador del Real Madrid. El fin de semana tenemos Sevilla, luego vamos a Braga, luego vamos a Barcelona y es una semana importante.

Guillem Balagué:

De hecho de lo que vamos a hablar primero de todo es del partido más importante del año. ¿Está bien definirlo así? ¿El Clásico es el más importante?

Roberto Carlos:

Bueno, no voy a decir el más importante porque todos los partidos durante una temporada son importantes para un club como el Real Madrid. Pero es claro que este marca un poco la referencia de la temporada. Un clásico así siempre motiva a los jugadores y enseña, claro, que este es su mejor momento.

Guillem Balagué:

¿Te apetece jugarlo ahora? ¿Lo jugamos? Es decir ¿volvemos a la época cuando lo jugabas tú?

Roberto Carlos:

Estaría bien, ¡vamos!

Guillem Balagué:

Pues, ¿por dónde empezarnos? Por los goles que marcaste. Marcaste tres goles en el Clásico, ¿no?

Roberto Carlos:

Sí, tres goles. El primero aquí en el Santiago Bernabéu. El segundo desde fuera del área. Y el tercero que hice… Déjame recordarlo bien… También una de las veces que hemos ganado en Barcelona - un pass de Zizou y yo metí ese gol.

Guillem Balagué:

Yo tengo apuntado aquí que marcaste uno en el Bernabéu y otro en el Camp Nou.

Roberto Carlos:

Sí.

Guillem Balagué:

Dos golazos. Y el tercero… que marcaste en propia puerta.

Roberto Carlos:

Ah, no, este no ha sido en propia puerta. Viene un balón para Samuel Eto’o y yo mirando el balón y no he visto que Iker venía. Y al final nosotros dos con la cabeza y Eto´o… Bueno, estaba casi dentro de la portería pero Eto´o ha metido este gol.

Guillem Balagué:

Ah, vale, esto no lo contamos…

Roberto Carlos:

Esto no contamos como un gol en propia puerta.

Guillem Balagué:

Perfecto. ¿Qué más recuerdos te trae el Clásico? Si piensas en el Clásico, ¿en qué piensas? ¿En salir al campo, el ruido que hace, la tensión interior? ¿Qué se te ocurre?

Roberto Carlos:

Un poco de todo. Para que tú puedas jugar los partidos así, primero hay que prepararse muy bien durante la semana, por más que tengas los partidos de Champions. Siempre con un partido contra el Barcelona la motivación es diferente. La preparación es diferente. Cuando jugamos en el Santiago Bernabéu es más fácil. Ahora, y cuando vamos a jugar en Barcelona la preparación es muy diferente porque nunca se sabe cómo el Barcelona va a jugar. Si más ofensivo, si más defensivo, si van a tener más posesión de balón o si te dan el balón para que tú les ataquen. Jugar contra el Barcelona siempre ha sido muy difícil, un equipo siempre complicadísimo, por lo tanto en Barcelona ganamos poquísimas veces. Poquísimas veces hemos conseguido ganar allí pero dentro del Bernabéu y en las once temporadas que yo estuve aquí perdemos una. El partidazo de Ronaldinho, no sé si te acuerdas.

Guillem Balagué:

Mhm.

Roberto Carlos:

Entonces ganamos muy bien aquí y para ganar allí siempre ha sido complicado. Pero la preparación es muy especial. Yo soy de la época de Luis Figo cuando jugaba Luis con la camiseta del Barça y me preparaba muchísimo, no dormía casi nada pensando cómo marcarle. Para mí era complicado porque Figo era el jugador más importante del Barcelona en su época.

Guillem Balagué:

Y el día que te enteras que te viene para el Madrid fue como un alivio, ¿no?

Roberto Carlos:

Yo siempre digo que soy muy agradecido a nuestro presidente don Florentino Pérez por ficharle y traerle para jugar conmigo.

Guillem Balagué:

Dices que te acuerdas del partido de Ronaldinho. Nos acordamos todos. Pensé que a lo mejor tenías memoria selectiva y de las cosas no tan buenas igual te olvidabas. Pero si te acuerdas de todo, supongo que recordarás también que te expulsaron una vez.

Roberto Carlos:

Me expulsaron creo que dos veces en Barcelona. Una del minuto 6 y otra en el minuto 20, ¿no?

Guillem Balagué:

Mhm.

Roberto Carlos:

Y entonces yo no entendía muy bien el motivo de la expulsión porque al final durante el partido te preparas durante toda la semana para jugar un partido de este nivel. No sé cuáles son las preparaciones de los árbitros para decidir un partido o echar un jugador del campo o no pitar un penalti. Pero son seres humanos, no tengo nada en contra de los árbitros que me han pitado. Hoy en día, la mayoría de las veces que los encuentro por allí, por los partidos de Champions o los partidos de Liga, me piden perdón. Y me llevo bien con todos porque al final son decisiones que en el momento yo no entendía pero.. Y en un clásico así, cuanto menos el árbitro aparezca, mejor. Todo el mundo está viendo un error de un jugador que entrena durante toda la semana para este partido y acaba terminando en 20 minutos o en 6 minutos. Entonces a veces es mejor hablar con el jugador, a veces es mejor tomar otras decisiones en un partido de este nivel. Y hay árbitros que en aquel momento les gustaba ser un poco más protagonistas que los jugadores y eso nunca me ha gustado mucho.

Guillem Balagué:

Lo que pides es comprensión del árbitro hacia el hecho de que es un partido así. Lógicamente la cabeza te va mil por hora y el corazón también. Y si se va a tomar una decisión de este calibre, como una expulsión con dos amarillas por protestar, por ejemplo, que solo piensen dos veces, ¿no?

Roberto Carlos:

Claro. No, y tampoco era una jugada de clara ocasión de gol, ¿no? Eran jugadas por bandas o un enfrentamiento con el árbitro que tu ves una jugada y el árbitro ve otra en fin. Hay pocos árbitros que se llevan bien en los partidos de este nivel, de esta grandeza.Y hay otros que prefieren perjudicar a tu equipo en vez de hablar con un jugador. Que un jugador vaya a pedir perdón por una posible entrada o por un posible movimiento de mano dentro del área. Creo que el fútbol está mejorando poco a poco. En mi época sufría muchísimo en todos los partidos por la velocidad. Yo iba por las jugadas. Pero al final lo mejor de todo era salir de Brasil o jugar el Clásico. Para mi ha sido un sueño jugar partidos de este nivel, ser el campeón de la Champions o ser el campeón del mundo. Esto vale más que una tarjeta roja.

Guillem Balagué:

Lo que estás diciendo de todas maneras, es que en el Clásico hay que saber controlar las emociones, por supuesto. Supongo que lo jugabas mejor contra más veterano eras. Hoy en día los jugadores son más jóvenes. Deben haber momentos o deben haber jugadores que no sepan manejar todo eso, ¿no? Te has debido cruzar con muchos, tanto en el Barça como en el Madrid.

Roberto Carlos:

Sí, porque lo que he dicho antes - es un partido muy especial. Entonces así es la preparación de un jugador. No sé, te repito, la del árbitro no lo sé. Pero en un partido como este hay que tener un espectáculo. El público va a un club para ver goles, va para ver patadas. Todo lo que rodea al Madrid-Barça, Barça-Madrid, hay que saber hacerlo muy bien porque todo el mundo estará mirando, todo el mundo estará atento a este partido. Y cuanto menos equivocaciones haya, mejor. Y más diversión, para el público es lo más importante. Por eso pagan, para ver a grandísimos jugadores, jugadores ya con riquísima historia. Pero es un partido muy especial para los futbolistas y mueve a todo el mundo. Todo el mundo quiere ver el Madrid-Barça porque es el partido más importante de la temporada para muchos. Para los jugadores no, para los otros del club no, porque la temporada se decide en partidos en casa y contra los equipos que están peleando por la liga. Porque al final el partido como el Real Madrid-Barcelona no decide la temporada. Decide contra los demás equipos que te quitan puntos o que tú puedes ganar puntos en casa y fuera.

Guillem Balagué:

Has tenido muchos compañeros de una calidad tremenda pero hay una relación que me fascina. Es tu relación con David Beckham. Porque tú no hablabas inglés, él no hablaba castellano. Sin embargo, tuvisteis una relación magnífica. Háblanos un poco de David, de tu relación con él y de cómo vivíais los clásicos. No sé si le tuviste que explicar de tu manera lo que era.

Roberto Carlos:

Mi relación con Beckham… La mayoría de la gente sabe y la están viendo en un documental que han hecho. De no hablar castellano, no hablar inglés… Pero con la mirada sabíamos exactamente lo que teníamos que hacer. Una amistad verdadera. En este momento que él fichó por el Real Madrid, creo que he sido uno de los primeros a abrazarle y darle bienvenida. Y de verdad, para mi ha sido uno de los mejores amigos que tengo y un grandísimo futbolista. Mucha gente dice que Beckham era más imagen pero para nosotros, aquí en el club, ha sido un ejemplo, un líder, una persona fantástica. Y mucha gente no sabe cómo es David Beckham. Tengo la suerte y privilegio de poder convivir con él por mucho tiempo. Tanto en los entrenamientos aquí en casa como estar con su familia en su casa. Una amistad verdadera, una amistad de dos personas de países diferentes con culturas diferentes que al final nos hemos llevado muy bien. Siempre cuando le veo aquí en Madrid es una alegría inmensa saber que está bien y feliz. Ahora es el presidente del Inter Miami. Pero sigue siendo mi amigo David Beckham. Yo nunca le voy a ver como un futbolista o como un presidente o un inversor. Le veo como mi amigo. Y esto me hace muy feliz sabiendo que el cariño y la dilección que yo tengo por él, David también tiene por mí.

Guillem Balagué:

Ahora otro inglés, de otro calibre, con otro tipo de personalidad - Jude Bellingham que con veinte años se ha hecho con el Madrid y ya le cantan su nombre en la grada. ¿Te ha sorprendido lo rápido que se ha adaptado? ¿Qué me dices de él?

Roberto Carlos:

La adaptación de los jugadores extranjeros aquí en este club es muy especial. En el Madrid, desde 1996 que estoy aquí, de la misma forma han abierto los brazos para recibirme bien - Fernando Hierro, Fernando Redondo, Manolo Sanchís, Paco Buyo y tantos otros. En mi época hacíamos lo mismo con Seedorf, hicimos lo mismo con Mijatović y tantos otros jugadores. Ahora, como un embajador, hacemos lo mismo con Rodrygo, con Vini, con Jude, con Courtois, con todos estos jóvenes que están llegando y no conocen muy bien la mentalidad del club y nosotros les facilitamos la vida. Explicamos cómo es la cultura del Real Madrid, que aquí hay que ganar siempre, que hay que adaptarse lo más rápido posible. Que escuchen a los más veteranos. Entonces Bellingham viene demostrando lo que él es de verdad. Como inglés modernizado, grandísimo futbolista, un inglés que quiere aprender. Dijo el otro día en las entrevistas que quiere estar aquí dentro de 15 años. Esto para nosotros, que estuvimos muchos años, es muchísima alegría escuchar a un chico tan jóven, con tanto potencial, con carisma increíble. Se ha adaptado muy rápido. Yo creo que la afición del Real Madrid está súper feliz con él. Seguro que a cada partido, mira cuántos partidos ha hecho, todos los partidos siendo él el mejor jugador del partido. Pero no podemos olvidar que aquí, en el Real Madrid, no se vive solo de un jugador. Aquí es siempre una familia. En Real Madrid siempre ganan todos. Se pierden todos y claro, hay siempre uno que es la referencia de un partido importante, de un gol o de un pass pero esta es la diferencia del Madrid. Lo que aquí trabajamos todos juntos para que la afición esté contenta, esté feliz. Es un club único.

Guillem Balagué:

Roberto, ¿crees que tiene toques de Zidane? A veces parece Zidane, ¿puede ser?

Roberto Carlos:

Cada uno tiene su estilo de juego, ¿no? Yo, por ejemplo, como Marcelo. Marcelo tiene más calidad que yo. Si tuviera la calidad de Marcelo sería todos los años el mejor del mundo. Bellingham… No sé, de verdad. Tiene un poco de cada jugador, puede ser que parezca un poco a Zizou, puede ser que en ciertos momentos parezca un poco más a la definición que tenía Raúl. La inteligencia de Fernando Redondo. Yo siempre digo que este tipo de jugador tiene su estilo de juego, su forma de jugar. Y por eso le veo como un poco de cada jugador y tiene una calidad increíble.

Guillem Balagué:

En el otro lado, en el Barça, veremos si Robert Lewandowski llega al partido pero si llega, es la gran amenaza del rival, ¿no?

Roberto Carlos:

Mhm… Puede ser, puede ser. De verdad, son jugadores, son clubes y son partidos. Eso depende mucho. Lo bueno de cada jugador aquí, los jugadores que han llegado este año, por ejemplo, aquí en Madrid - es que ganen menos a más, no de más a menos. Es una cosa importante. De menos a más - mira cómo están jugando. Y tienen todavía un margen de crecimiento, estos chicos jóvenes, que son cosas absurdas. Me acuerdo ‘96 y ‘97 cuando llegué al Madrid. Llegué y quería jugar en todos los partidos, quería jugar a mi mejor nivel. Hoy ellos saben que van partido a partido y es claro que en los partidos importantes se va a ver la calidad de cada jugador.

Guillem Balagué:

¿Cómo ves al Barça de momento? A veces hay la impresión de que los resultados están por encima del juego. Pero lógicamente siguen estando ahí arriba.

Roberto Carlos:

Siempre va a ser un rival importante, jugando bien o mal. Tiene su historia. Es un club respetado en todo el mundo. Es difícil hablar de eso de lejos. Yo veo en las noticias que, infelizmente, tiene muchos jugadores que están lesionados. A nosotros no nos gusta que los jugadores se lesionen. Nos pasó lo mismo aquí, nos pasó con Militão, con Courtois, Vini también con una ruptura hace poco tiempo - ahora está jugando y volviendo a ser el Vini de antes. Pero el Barcelona siempre va a ser nuestro rival a batir y hay que tener muchísimo respeto hacia este club.

Guillem Balagué:

Te he oído hablar en ocasiones de que admiras la Premier, de que la sigues al menos. ¿Qué es lo que disfrutas viéndolo?

Roberto Carlos:

El ambiente del estadio, el público participa muchísimo en los partidos. Independientemente que sea el Liverpool, Chelsea, United o City, puede ser cualquier partido - el público siempre es muy participativo. Y una cosa importante son las retransmisiones también con los ex-jugadores con muchísima historia y con los otros que entienden también el fútbol. Hacen esta mezcla. Me gusta mucho esta mezcla del periodismo y de los ex-jugadores. Esto hace que el público en el momento del descanso… Antes del partido, descanso, post-partido, el público entienda un poco más lo que es el fútbol. Cada uno con sus opiniones, unos más de dentro y otros más de fuera y se ve con más facilidad. Pero, resumiendo, la Premier League demuestra exactamente cómo es el fútbol moderno. Las televisiones, el público, la comunidad, los vestuarios, el ambiente - hay un poco de todo. Esto es lo que se está haciendo también ahora en España y me alegra muchísimo.

Guillem Balagué:

Es un placer saber que alguien de dentro, el futbolista legendario como tú, entiende que todo es un espectáculo. Todo forma parte del espectáculo, que todos formamos parte del espectáculo.

Roberto Carlos:

Sí…

Guillem Balagué:

Es que...

Roberto Carlos:

Díme, díme.

Guillem Balagué:

Quería decir que en cuanto al juego, ¿cómo lo ves de diferente a la Liga española? ¿Cuáles son las mayores diferencias?

Roberto Carlos:

Creo que en el fútbol inglés hubo una evolución muy grande. Me acuerdo del fútbol inglés de portería - delantero - segundo balón y hoy vemos todos los equipos jugando control de pass, con la máxima velocidad y mucha intensidad. Y eso me gusta mucho. Lo que siempre ha habido aquí en el fútbol español - el fútbol intenso, con muchísimas ocasiones de gol. Excepto una vez u otra que… Se las ve en la estadística pero yo no creo mucho en la estadística. Pero no nos importa uno - resultado 1-0 o 0-1. Esto ha cambiado mucho en los últimos años y porque el público va al campo para ver muchos goles y ver a sus ídolos aquí en el campo. Esto es la evolución del fútbol moderno.

Guillem Balagué:

De hecho, en la liga inglesa tienes todo tipo de estilos. No es lo mismo Klopp que Guardiola, no es lo mismo Mikel Arteta que Ange en el Tottenham. ¿Cuál es el estilo que más te gusta ver?

Roberto Carlos:

Ancelotti. Si ves al Liverpool de Klopp, es muy parecida la forma de jugar del Real Madrid. Los entrenadores más jóvenes son más defensivos, jugando más en contra del golpe. Los entrenadores con más experiencia, a ellos les da igual. Ellos les ponen al equipo a jugar, si pasa algo raro ellos saben cómo cambiar el equipo a más defensivo. Eso depende de cada entrenador y creo que aquí tenemos uno que es la referencia del fútbol mundial. Ancelotti, él gana muchos partidos. Ancelotti es uno de los entrenadores que ganan partidos porque él ve, no está mirando solo “vamos a ganar 2-0 solo por este motivo”. No, él ya posiciona el equipo sabiendo “si vamos ganando, seguimos jugando igual” o “si vamos perdiendo, cambiamos una forma u otra de jugar” para que el equipo vuelva a jugar bien. Esto sería mi experiencia y el buen ambiente del grupo.

Guillem Balagué:

¿Estuviste a punto de fichar por el Aston Villa?

Roberto Carlos:

Hace tiempo. En esta época… Tenía 20 años, 21 años. Empezamos con el Aston Villa cuando fui a hacer un torneo con la selección brasileña. Y luego el Chelsea en 2007, cuando me fui de aquí, del club. Tenía la posibilidad de ir a Inglaterra y hablé con Abramóvich sobre la situación. No hemos llegado a un acuerdo por mínimos detalles. Pero, de verdad, el Aston Villa y el Chelsea fueron los clubes que estaban interesados en mí.

Guillem Balagué:

¿Te fijas en particular en los laterales y en la evolución de los laterales en la Premier, por ejemplo? ¿Hay algunos que te gusten en particular?

Roberto Carlos:

Todos. De verdad, no veo… No todos son muy ofensivos como yo y Cafu éramos en nuestra época. Pero hay un poco de todo. Veo los dos lados del campo, tanto la derecha como la izquierda. Todos los equipos tienen laterales ofensivos, otros más defensivos, pero al final no hay uno que yo diga “Es igual que Roberto Carlos”. Todos son buenísimos, la mayoría están jugando con la selección, y el otro día en la selección de Inglaterra hubo por el lado izquierdo…

Guillem Balagué:

Trippier.

Roberto Carlos:

Trippier que no es… Tú ves la evolución. Yo no conseguiría jugar del lado derecho y hoy Trippier, en el fútbol moderno, consigue jugar del lado izquierdo y con una personalidad increíble, ¿no? Pero todos los laterales son buenos. Y espero que luego todos me manden mensajes diciendo “gracias por hablar de nosotros”, porque si digo uno, me olvido del otro y luego recibo mensajes que a mí no me gustan.

Guillem Balagué:

Tengo curiosidad de saber lo que piensas sobre lo siguiente. Cancelo, por ejemplo, que lógicamente pertenece al Manchester City, ahora está en el Barça, es uno de sus laterales que ha evolucionado a ser centrocampista cuando se ataca, se mete por dentro, a veces aparece de nueve. Tú sí que aparecías, eras el tres, pero a veces aparecías también de extremo y por dentro, pero en el área. ¿Te hubieras adaptado o te hubiera gustado participar en esta manera de ser lateral, de ser centrocampista y de tocar mucho balón?

Roberto Carlos:

No, yo con el balón era terrible. Por eso yo pasaba a Zizou, pasaba a Beckham, pasaba a Figo e iba sin balón. Yo jugaba mucho sin balón. A Marcelo le gustaba más jugar tanto de lateral como de centrocampista o de extremo. Lo mío era cerrar el centrocampista por la banda izquierda y dejarme toda la banda para correr, porque a mí me gustaba jugar mucho sin balón.

Guillem Balagué:

Vamos a echarnos una ojeada mayor al fútbol mundial y el Balón de Oro se entrega el 30 de octubre. Hay dos favoritos claros - Messi y Haaland. ¿A quién lo darías?

Roberto Carlos:

Difícil decir, ¿no? Es difícil porque, mientras yo dijera algo, no iba a servir para nada. Al final yo no decido nada. Puedo dar mis opiniones, como son los dos grandísimos jugadores, tanto Messi como Haaland. Que gane el mejor. Messi siempre será Messi - una referencia del fútbol mundial para todos los chicos jóvenes que quieran divertirse dentro del campo. Hay que ver a Leo. Y Haaland, una referencia del City, no tanto de la selección de Noruega por lo que ha sufrido el otro día jugando contra España. Pero es un delantero moderno, fortísimo, que mete muchísimos goles. Si alguien quiere ver goles en la Premier League, dice que va a ver el partido de City, porque mete muchísimos goles. Va a ser una disputa divertida, de la experiencia y de la juventud, y que gane el mejor.

Guillem Balagué:

¿Cuántas veces te han preguntado por el gol de falta contra Francia en 1997?

Roberto Carlos:

Muchísimas.

Guillem Balagué:

Recuerdo haber hablado contigo con detalle, casi tres cuartos de hora, solamente de ese momento. De todo lo que me contaste, lo que se me quedó más es cómo decidiste colocar el balón.

Roberto Carlos:

Sí.

Guillem Balagué:

Cuéntame otra vez.

Roberto Carlos:

Eso es todo para el entrenamiento, para que los niños aprendan. No tiene nada que ver. Lo más importante es tu pie de apoyo y el golpeo. El balón lo pones como tú quieras. Yo ponía siempre con la válvula girada hacia mi porque creía que el balón hacía movimiento delante del portero. Pero las preguntas son siempre las mismas - cómo lo he hecho. No lo sé. Ha sido un día iluminado.

Guillem Balagué:

No sé si lo intentaste repetir alguna vez. ¿Te volvió a salir?

Roberto Carlos:

He intentado muchísimas veces y no me sale más.

Guillem Balagué:

Qué curioso. ¿Hay algún estudio científico que te explique cómo pasó aquello? ¿O si se puede sacar algo para que el chaval casi lo pueda hacer?

Roberto Carlos:

No, ya he visto mucha gente comentando sobre la ciencia, lo que ha hecho el balón, el pie de apoyo, el movimiento del pie izquierdo. Es que soy yo e hice el gol. No sé cómo lo he hecho, imagínate la ciencia. Pero he visto las fotos y vídeos y ha sido increíble lo que hace el balón, pasa muy lejos de la barrera. Yo creo que el viento también me ayudó un poco a meter el balón dentro de la portería.

Guillem Balagué:

Y la gracia de todo es que ese es el fútbol, es un gran misterio y por eso nos atrae, ¿no es así?

Roberto Carlos:

Eso es lo que es el fútbol. El fútbol es un deporte especial y nosotros que vivimos de eso, a cada día aprendemos cosas nuevas. El fútbol es un deporte único.

Guillem Balagué:

¿No tienes la sensación de que un futbolista como tú, que se dejaba llevar a veces por la intuición, muchas veces, y se adaptaba, que a lo mejor tenía menos academia y más talento natural, que eso se está abandonando, quizá?

Roberto Carlos:

Puede ser. Pero depende mucho de los entrenadores. Cuando jugaba en mi club, en el Madrid, lo vi también en nuestra época. Hay entrenadores que prefieren más la táctica y la fuerza que la técnica. Eso depende de cada uno. Cada club tiene su costumbre. No creo que Madrid se cambiaría, por la historia que tiene este club, jugando al fútbol para un sistema más de toque, toque, más defensivo. Cada club y cada entrenador tiene su filosofía y en mi caso y conozco bien este club aquí, trabajo en el club, veo que no vamos a perder nunca esa esencia del fútbol moderno con velocidad, con dribles, con sombreros, con caños, porque el público quiere ver un espectáculo y aquí en Bernabéu es diferente.

Guillem Balagué:

Tus compañeros, en la época en la que os ganáis títulos, en tu mejor momento, ahora son entrenadores o gente que toma decisiones en cargos importantes. Pero si nos quedamos con los entrenadores ¿a quién ves con la posibilidad de llegar más lejos de los que lo han hecho? Lógicamente Zidane ya ha triunfado. ¿Te sorprendió o no?

Roberto Carlos:

No, no me sorprendió nada porque Zizou cuando jugaba era muy callado y leía muchísimo de los partidos. Y claro que como entrenador ahí está la historia, ¿no? Champions, Liga, Supercopa, Intercontinental, en fin. No me sorprende nada porque Zizou ha sido una referencia dentro y fuera del campo. Él sabía cómo liderar con el vestuario. Y yo creo que la experiencia de él con Ancelotti - también le hay que apreciar como entrenador. Entonces ha sido una buena combinación para que él pudiera ganar tantos títulos.

Guillem Balagué:

¿Quién más? ¿Raúl?

Roberto Carlos:

Raúl va por un buen camino, va por un buen camino con Castilla. Conoce bien también la historia de este club, tanto que ha sido campeón. La única vez que el Madrid ganó la Youth League, lo ganó con Raúl. Y viene enseñando a la cantera del Real Madrid cómo posicionarse dentro y fuera del campo. Es una persona y un entrenador que tendrá mucho suceso porque le gusta ganar siempre.

Guillem Balagué:

A Figo no le vamos a convencer para que entrene, ¿no?

Roberto Carlos:

No, mejor ni hablar de Luis, porque Luis es más... es más de corbata como yo.

Guillem Balagué:

Bueno, de corbata pero tú has estado entrenando también. ¿Qué disfrutas más? ¿Entrenar o estar en la oficina? ¿O embajador?

Roberto Carlos:

Trabajar como embajador es lo más divertido. Trabajo más ahora de que cuando jugaba. Cuando jugaba era dos horas de entrenar y luego jugar el fin de semana. Hoy empiezo a las 8 de la mañana y tengo el teléfono en la mano para saber si me llaman para algún evento representando a Real Madrid. Yo bromeo mucho con eso, pero estoy feliz de ser embajador del Real Madrid y hablar de la historia del club, viajar con el equipo. Las fotos que no hace Emilio, las tengo que hacer yo. Es muy divertido y estoy encantado y agradecido a nuestro presidente que me ha traído para acá.

Guillem Balagué:

¿Y Ronaldo lo tenemos de presidente, de dueño de un club de fútbol? ¿También te lo imaginabas?

Roberto Carlos:

Dos, tanto del Cruzeiro como del Valladolid. Sí, a Rony sí, yo siempre le he visto como un presidente porque él se posiciona tal como un presidente, ¿no? Dentro del campo ha sido el número uno y fuera de él está poco a poco mejorando con el Cruzeiro y con el Valladolid, por más que esté en la segunda división. Ya trae una cosa nueva, una modernidad y toda la historia que tiene él, la facilidad de hacer un estadio nuevo, una ciudad deportiva moderna. En fin, Rony es muy especial.

Guillem Balagué:

Con Ronaldo ganaste un Mundial y esa sensación de ganar el Mundial… En el momento en que lo ganas, lógicamente es una alegría inmensa. Pero es con el paso de los años que te das cuenta de la barbaridad de lo que es eso, ¿no?

Roberto Carlos:

Sí. Cuando dejas de jugar al fútbol es cuando te das cuenta de todo lo que has hecho. Ayer estuve hablando con un amigo mío aquí en Madrid y me preguntó mucho sobre cómo es ganar la Champions, cómo es ganar la Copa del Mundo, la Copa Intercontinental. Y yo le explicaba, tú cuando estás en actividad, y hoy lo veo en los jugadores nuestros, ellos están centrados apenas en jugar al fútbol. Pero cuando dejas de jugar al fútbol, miras atrás y puedes ver toda tu trayectoria - cuántos partidos has jugado, cuántos partidos has ganado, cuántos has perdido, cuántos títulos has ganado y cuántos has perdido. Es muy divertida la vida de un futbolista desde que es un título vencedor, un título ganador. Y yo siempre digo, he tenido la suerte o la fortuna de jugar con la selección de mi país, cinco veces campeona del mundo, y jugar en el Real Madrid. En el Madrid es siempre esa competición (Champions League). Estuvimos 32 años sin ganarla, y en el ‘96, ‘97, ‘98 volvimos a ganarla. Entonces, esa es la alegría que tengo, de vestir la camiseta verde y amarilla y, claro, llevar el escudo de Real Madrid en el pecho, que no es tan fácil.

Guillem Balagué:

No sé si te será fácil escoger lo que te da más orgullo - ¿cómo lo hiciste, la impresión de buen deportista que dejaste sobre el campo, un gol, un título? ¿De qué es lo que más estás orgulloso?

Roberto Carlos:

Mira, si yo hubiera metido el gol que Mijatović ha metido en la final de la Champions… ¿te acuerdas? Yo tiro a la portería, luego la defensa y Mijatović mete ese gol. Yo creo que ese momento marcó un poco mi carrera. Claro que el pass que di a Zizou, ser el campeón del mundo con la selección brasileña, pero yo podría haber vencido dos veces campeón del mundo. Perdimos contra Francia en el ‘98. Los buenos momentos no se hablan nunca. Te acuerdas más de lo que has perdido que de lo que has ganado. La historia está ahí. Creo que todo lo que he vivido en mi vida… Claro que acuerdo de los grandísimos momentos pero al mismo tiempo me da una cierta tristeza por no haber ganado el ´98, no haber metido el gol contra la Juve en la final de la Champions. Y de resto todo bien, haber jugado con los mejores, haber sido entrenado por los mejores, haber conocido el mundo del fútbol real y verdadero. Que la gente te trata con tanto cariño y respeto. Esto es bueno. No tengo ninguna amargura de nada y estoy muy feliz y orgulloso de haber vivido los 27 años de mi carrera siempre rodeado de buena gente.

Guillem Balagué:

Y siempre me da la impresión, hablando contigo, de que lo que haces no es un trabajo, que sigues teniendo mucha pasión por el fútbol, por el deporte y por participar de todo ello. Así que, por ahí, felicidades Roberto y, como siempre, un placer hablar contigo.

Roberto Carlos:

Igualmente. El fútbol me ha enseñado mucho. Y vosotros que habéis conocido a Roberto Carlos desde el inicio hasta hoy, sabéis que yo jugaba por la afición, pero principalmente para que la gente fuera a verme jugar y divertirse en el campo.

Guillem Balagué:

You are a legend! (¡Eres una leyenda!)

Roberto Carlos:

Thank you very much, so are you. (Muchas gracias, igual que tú.)

Guillem Balagué:

Roberto, el fútbol tiene muchas cosas buenas pero la peor de todas es lógicamente las lesiones que pueden acabar una temporada o incluso peor. Acabamos de ver que Neymar no volverá a jugar esta temporada y que su lesión es muy seria. Cuando escuchaste la noticia, te impactó, supongo, ¿no?

Roberto Carlos:

Creo que cuando empezamos a hablar del fútbol, hemos hablado un poco de las lesiones que Courtois, Militão, tantos otros jugadores del Barcelona han tenido. Eso nos causa muchísima pena, ¿no? Y otro día en el partido Uruguay-Brasil, Neymar se lesiona. Uno de los mejores del mundo se lesiona, ¿por qué? Los campos no son buenos. Son muchos partidos para este tipo de jugadores, son muchos viajes largos. Otro día Messi también se lesionó en un partido del Inter Miami. Cristiano se cuida, pero el dolor muscular seguro que lo tiene siempre. Y en el tema de Neymar, ya sabemos el motivo, pisa mal por el estado del campo, desgaste físico, un movimiento que haces en velocidad que te rompes. La única cosa que él si se concentra, acaba de nacer su hija y seguro que estará feliz también al lado de la familia. Tiene las cosas malas pero tiene las cosas buenas. Se lesiona, puede estar seis meses, ocho meses sin jugar pero al mismo tiempo la familia le va a dar la sustentación y la fuerza para que se recupere lo más rápido posible y que vuelva porque el fútbol le necesita muchísimo.

Guillem Balagué:

Te voy a preguntar una cosa más sobre el Clásico, a ver cómo ves el partido futuro. ¿Cómo te imaginas el Clásico? Ahora mismo da la sensación de que el Madrid, el Barça, el Atlético de Madrid se están disputando la liga, por tanto tendrá una relevancia importante, pero el Clásico en concreto, ¿cómo lo ves?

Roberto Carlos:

Es complicado para los dos. Si el partido fuera en el Bernabéu, yo te diría un marcador que podría decir algo. Pero jugamos en Barcelona. A ver, esta semana y media, cómo se recuperan los jugadores del Barcelona y el estado de ánimo. Antes del Barcelona tenemos al Braga jugando en Portugal. Ellos también tienen un partido importante de la Champions. O sea, claro, si tú llegas como líder de la Liga te damos una cierta ventaja. Pero en el Clásico se iguala mucho. Depende de la motivación, depende del momento. Yo estoy seguro que será un grandísimo partido y nosotros vamos con la máxima ilusión de hacer un gran partido. ¿Ganar ahí es difícil? Sí, pero ganar para ellos también va a ser difícil. Va a ser un partido muy interesante.

Guillem Balagué:

Obrigado, Roberto.

Roberto Carlos:

Obrigado você.

Nos gustaría dar las gracias a Roberto Carlos, Guillem Balagué y Caliente por hacer posible esta entrevista con Roberto Carlos. Puedes encontrar más información sobre nuestro socio en la reseña que incluye el código promocional Caliente publicada en nuestro sitio. Fue un placer conocer mejor a esta leyenda y aprender más sobre su carrera y el fútbol en general.

Comentarios (1)
coffee
coffee hace 8 meses
👏👏👏
Juega con responsabilidad